¿Cómo pedir la Ley de Segunda Oportunidad?

¿Cómo pedir la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad está diseñada para particulares y profesionales por cuenta ajena (autónomos). Esto implica una gran novedad, ya que hasta 2015 solo las empresas disponían de un vehículo legal claro para exonerar sus deudas.

De este modo, esta ley acoge a particulares y autónomos que, hasta su entrada en vigor en 2015, no podían hacerlo. Así, se les permite exonerar sus deudas, las cuales debían afrontar con su patrimonio presente o futuro.

La Ley de Segunda Oportunidad, cuyos requisitos ya hemos detallado, comienza con la presentación de un escrito ante el juez de primera instancia. Hay que aclarar que a partir de octubre de 2015 quien conoce de los concursos de persona natural que no sea empresario es el Juzgado de Primera Instancia y no el mercantil.

En este documento se detalla que, tras la solicitud de administración de concurso de la Ley Concursal, y se articularía a través de una demanda dirigida al deudor que, con anterioridad, habría solicitado el beneficio, así como ante el administrador concursal, que habría solicitado la conclusión del concurso.

Finalmente, será el juez quien decida sobre la solicitud planteada por el deudor.

Con carácter previo, el emprendedor o deudor deberá intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores, con el asesoramiento de abogados expertos en deudas. En este proceso, que será tutelado por un juez, el deudor podrá liquidar sus bienes para declarar las deudas que pueda pagar o aceptar un calendario de pagos para hacer frente a dichas reglas.

En el caso de que se necesite negociación, existe una figura creada específicamente para tal fin. Al ser un proceso tutelado por un juez, el emprendedor o persona física podrá solicitar la ayuda de un mediador concursal. Este hará de intermediario entre el deudor / emprendedor y sus acreedores.

Si finaliza el plazo de negociación, para el que se contempla un plazo de unos dos meses, en deudor y el mediador concursal podrán solicitar ante el juez el concurso de acreedores voluntario.

¿Qué significa haber actuado de buena fe?

La Ley de Segunda Oportunidad, como sabes, contempla el requisito de que el deudor haya actuado de buena fe. En este caso, este ha de cumplir estos dos requisitos principales, aunque como, ya hemos señalado, existe toda una serie de requisitos para ello.

  • Ha intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores.
  • Que no haya sido declarado culpable en el concurso de acreedores.

La Ley de Segunda Oportunidad no implica que la persona o el autónomo se libre de todas las deudas. Aunque se libre de deudas privadas (bancos, proveedores, etc.) este ha de seguir haciendo frente a las deudas contraídas por la Seguridad Social y la Agencia Tributaria, así como con la manutención alimentaria de sus hijos en el supuesto de estar divorciado.

Aunque se hable de lo contrario, el deudor sí aparecerá en una lista de morosos. La Ley de Segunda Oportunidad no le libra de aparecer en la sección especial de Registro Público Concursal por un plazo de cinco años.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *